Virtualización al próximo nivel

Ahórrese la participación de terceros

El concepto de la mayoría de los métodos de virtualización de servidores consiste en un «intermediario entre el sistema operativo huésped por un lado, y, por otro el host físico que se encarga de la gestión de recursos. El provecho que se le atribuye a un Servidor Privado Virtual KVM se arraiga en el hecho de que la compilación del método KVM se lleva a cabo en el mismo kernel de la máquina anfitriona, o sea no se necesita ningún otro software – el sistema operativo huésped dialoga con el host sin intermediarios. El resultado será menos sobrecarga y más rendimiento.
Virtualización al próximo nivel

Utilización de recursos mejorada

Uso efectivo de los recursos del servidor

Normalmente las instancias huéspedes requieren un nivel extra entre ellas mismas y la máquina anfitrión que se haga cargo de la administración de recursos. Esto se traduce en menor disponibilidad de recursos para las propias máquinas virtuales. Mediante los Servidores Privados Virtuales KVM, esta capa adicional se suprime, ya que el sistema de virtualización se compila como parte del sistema operativo de la máquina anfitrión. De esta forma, el conjunto de recursos que el host ofrece serán utilizados debidamente por los Servidores Privados Virtuales que hay. Esta disponibilidad de recursos garantiza esta ventaja esencial que se requiere para que sus sitios y aplicaciones web sobresalgan entre sus competidores.
Utilización de recursos mejorada

Un control total cuando se trata del sistema operacional

La libertad ilimitada de cargar el sistema operacional que le apetezca

Una cosa que puede ser interpretada como limitación de los VPS, en comparación con los servidores dedicados, suele ser justamente el SO – generalmente usted no puede instalar un SO si este no entra en las alternativas de sistemas operativos ofrecidos por el proveedor. Contando con Servidor Privado Virtual KVM, en cambio, usted puede – en gran medida - instalar cualquier sistema operativo que sea compatible con las especificaciones de su servidor o los recursos de hardware del servidor maestro. Lo que es viable que se ha conseguido gracias al método único de virtualización KVM. KVM entra en núcleo del sistema operativo del servidor, permitiendo a las máquinas virtuales comunicarse directamente con el hardware, sin que fuera necesaria más otra capa de comunicación, fácil de encontrar en numerosos otros sistemas de virtualización.
Un control total cuando se trata del sistema operacional
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL